Cambio de neumáticos y puesta a punto para el invierno

El invierno se está aproximando lentamente, y queremos asegurarnos de que tu coche esté preparado para estos cambios. Las bajas temperaturas pueden ser particularmente duras con nuestros vehículos, a pesar de que los nuevos vehículos estén cada vez, en teoría, más preparados para ello.

Si durante la época invernal no quieres llevarte sorpresas muy costosas para tu bolsillo, mejor sigue leyendo para recordar que debes tener en cuenta para tener tu coche a punto para el invierno.

  • Comprueba la presión de los neumáticos y considera poner gomas de nieve. En primer lugar seamos claros. Si vamos a realizar un cambio de neumáticos en Alicante de cara al invierno, difícilmente serán por unos neumáticos de nieve (por algo se la llamaba “la ciudad donde el sol pasa el invierno”), sin embargo la cuestión de la presión de las gomas cobra más importancia que nunca. Unos neumáticos bien hinchados nos garantizarán una buena tracción en superficies húmedas y deslizantes. Y eso sí, si vivimos en el norte de España o en otros puntos de la península donde habitualmente nieva, consideremos seriamente poner los neumáticos de nieve.
  • Comprueba el líquido refrigerante. El sistema refrigerante del vehículo no solo está diseñado para mantener el motor a salvo de sobrecalentamientos, sino que también es responsable de protegerlo de la corrosión. Antes de que las temperaturas sean demasiado bajas, asegúrate de que usas un refrigerante que tenga la mezcla adecuada de anticongelante y agua. Podemos hacerlo nosotros mismos comprando un test, o en nuestro taller de confianza más cercano.
  • Comprueba el aceite. Cuando la temperatura exterior cambia, tendrá sus consecuencias también en la temperatura interior, de modo que más vale que nos aseguremos que el aceite también está en las condiciones adecuadas.

Si vives en un lugar en que las bajas temperaturas causan heladas, lo más recomendable es pasarse a aceites más ligeros y menos viscoso. Asimismo, asegúrate de que respetas el manual de tu propio vehículo.

  • Comprueba la batería. Una batería de coche puede morir sin previo aviso. Las bajas temperaturas pueden reducir la vida útil de una batería hasta un 50%. La mejor opción es comprobar nuestra batería en el taller más cercano, especialmente si nuestro coche ya tiene algunos años. Asimismo, deberemos tener la seguridad de que los conectores de la batería están a salvo de la corrosión.
  • Inspecciona las escobillas del limpiaparabrisas y el líquido del limpiaparabrisas. La visibilidad mientras conducimos durante el invierno puede llegar a resultar algo frustrante. El vaho de los cristales, la lluvia o la nieve pueden resultar peligrosos para la conducción. Asegurémonos de llevar las escobillas en buenas condiciones, o incluso de cambiarlas por unas de invierno. Y como no, asegurémonos de llevar siempre el líquido del parabrisas Es recomendable llevar un juego nuevo de limpiaparabrisas nuevo en el coche, ya que en ocasiones no todas las gasolineras tienen modelos homologados para todas las marcas de coches. En esta tienda online de accesorios de coche puedes encontrar todos los modelos del mercado.
  • Guarda un kit de emergencia en el coche. Si todavía no tienes un kit de emergencia en el coche, considera comprar uno y llevarlo siempre en el maletero, junto con la rueda de recambio. ¿Qué ítems debe incluir, entre otros, nuestro kit de emergencias?
  • Una linterna y unas véngalas.
  • Una manta, ropa de abrigo y guantes.
  • Una bolsa de arena por si nos quedamos atascados en el barro.
  • Un recambio de líquido de parabrisas.
  • Un recambio de líquido refrigerante.

Cuando nos tomamos el tiempo necesario para planificar con antelación, podemos preparar nuestro vehículo para el invierno fácilmente como parte de un ritual necesario para mantener nuestro vehículo, nuestra familia y nosotros mismos sanos y salvos.

 

Comments are closed.